¿Puede una caldera de condensación reducir mi factura?

calderas de condensación

Dependiendo del conocimiento que cada persona tenga sobre el sector, en el último tiempo se ha hecho bastante popular la idea de emplear calderas de condensación, más que nada porque lo que se afirma es que con este tipo de decisión se reduce la factura.

En términos generales hay que mencionar que al comprar caldera de condensación se consigue un gasto menor de energía, por el simple hecho que se requiere de una cantidad menor de combustible y porque su rendimiento es mayor, pues se aprovecha el calor que proviene del vapor de agua.

Comprar calderas de condensación para pagar menos

De acuerdo con las estimaciones de los expertos en este campo, el hacer uso de las calderas de condensación podría llegar a suponer un ahorro del 25% en la factura del gas, al menos en lo que se refiere a consumidores españoles. Lo interesante del caso, es que como ya se mencionó, la cantidad de combustible que se emplea es menor, el rendimiento es mayor y se aprovecha el calor del vapor de agua.

No hay que extrañarse entonces que se hayan elaborado campañas como por ejemplo “si condensa, compensa”, ya que han sido esfuerzos de quienes están a cargo de este tipo de proyectos, por extender la idea entre los consumidores de que se trata de una excelente opción para ahorrar dinero.

¿Cómo afecta al medio ambiente?

Tampoco hay que dejar de mencionar que las calderas de condensación son una excelente alternativa para promover el desarrollo sostenible, la eficiencia energética y en general un mayor respeto por el medio ambiente. En pocas palabras, la emisión de esta clase de dispositivos es mucho menor en gases de CO2 y NOx, lo que significa unas mejores condiciones para el planeta.

Por otro lado, si se presta atención a la nueva normativa europea de etiquetado y diseño ecológico ErP, las calderas de condensación se ajustan sin ningún tipo de problema a esta disposición. Hay que tener en cuenta que las empresas se encuentran obligadas a contar con equipos que sean energéticamente más eficientes y en ese orden de ideas, las calderas de condensación son una pieza fundamental del proceso. Para complementar la información anterior del proyecto de esta nueva normativa europea, se recuerda que los ciudadanos ya pueden comparar datos de consumo energético, prestaciones y similares de un modo cada vez más fiable, así que las comparaciones y análisis por parte de cualquier persona son una posibilidad.

En conclusión, la reducción en el coste de la factura del gas es toda una realidad si se toma la decisión de hacer uso de las calderas de condensación, por lo tanto, tan sólo hay que mencionar que valen la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *